DÍA 18 - GUÍA DEVOCIONAL

Una pregunta que surge, hablando de la excelencia en lo que hacemos es ¿Quién define lo que es excelente? Porque esto puede ser muy subjetivo, a ti te puede gustar cierta forma de hacer las cosas, colores, materiales, etc. y quizás a mi otra. 

Conviene ir a la Biblia, y buscar los parámetros para saber lo que califica como algo bueno. Lo que te propongo es que más que buscar las formas nos preocupemos por el fondo. De hecho hay algo que es coherente en toda la Biblia y es que Dios busca el corazón detrás de la obra más que la calidad de la obra en sí.

 

Lee 1 Corintios 4:5 El contexto del pasaje es El Día del Señor. Una vez Jesús venga por su Iglesia, es necesario que todos rindamos cuentas (2 Corintios 5:10) Nota que el pasaje hace énfasis en el juzgar, y es así Dios será quien juzgue lo que hacemos, aún lo más oculto. El pasaje dice que en ese día se manifestarán las intenciones de los corazones. Entonces algo que pudo haber sido superior según el juicio humano, de acuerdo a los parámetros de Dios, podría quedar corto si fue hecho por las intenciones incorrectas.

 

Buscar la gloria personal, el aplauso de los demás, intentar comprar el favor de Dios son algunas de muchas razones incorrectas para hacer algo para Dios. Al final del pasaje encontramos la recompensa más grande que alguien pudiera anhelar tener, Alabanza de parte de Dios, esa palabra también podría traducirse como aprobación. Te imaginas el gozo de sentir que lo que haces es aprobado por Dios y recibir de ÉL su “like” en las cosas que hacemos para él. 

COMUNIDAD

Contesta en tu pelotón la siguiente pregunta: ¿Qué podría hacer para estar más consciente de mis intenciones cuando hago algo por Dios?

© VidaNueva 2020

Ministerio de Hombres

#BootCampVN

¡Sé el hombre que Dios quiere que seas!