DÍA 17 - GUÍA DEVOCIONAL

Decir que algo está hecho con excelencia, quiere decir que se ha realizado con la mayor calidad posible y por eso se distingue de sus pares. Por otro lado, una norma es un principio que se impone o se adopta para dirigir la correcta realización de una acción o el correcto desarrollo de una actividad. 


En pocas palabras este valor nos enseña que cada vez que hagamos algo, por principio, debe ser hecho con la mayor calidad posible y esto porque entendemos que lo hacemos para Dios. 


Lee 2 Crónicas 2:5-6. Encontrarás a Salomón reconociendo una verdad que va a afectar la forma en la cual él hace las cosas para Dios. Salomón está por iniciar la construcción del Templo, y su premisa es sencilla: “La casa debe ser GRANDE porque Dios es GRANDE.”  Obviamente no está hablando de medidas, ya que él mismo concluye que ni siquiera los cielos pueden contener a Dios. Dios es superior a todos, por lo tanto lo que yo pueda hacer para Él debe ser superior.

 

Nota una palabra muy interesante que usa en el verso 6: capaz. Hacer algo para Dios, pasa por nuestras capacidades y si bien es imposible humanamente hablando que podamos igualar la Gloria de nuestro Dios, toda nuestra capacidad debe enfocarse en darle a Dios lo mejor. Si te tomas un tiempo para leer los materiales, los detalles, los acabados del Templo de Salomón, todo es coherente con la norma, lo haremos de la mejor manera posible, porque es para Dios. 


Tan sólo en los Salmos hay más de 50 referencias a la Grandeza de Dios, a su superioridad sobre todo, esa excelencia de Dios es evidente en todo lo que hace. Dale un vistazo a la creación, el ciclo del agua, la cicatrización de una herida, la gravedad, el nacimiento de un bebé, Todo lo que Dios hace es excelente y a pesar de nuestra capacidad limitada, Él se merece todo nuestro esfuerzo para darle lo mejor. 

COMUNIDAD

Contesta en tu pelotón la siguiente pregunta: ¿Cuánto esfuerzo / dedicación estás empleando para lo que haces para Dios? 

DESAFÍOS

1. Memoriza: 2 Crónicas 2:5. Tu mentor se encargará de verificar que cumpliste con el desafío. 

2. Realiza la última sesión de entrenamiento físico. Todo el BootCamp puede resumirse bajo la idea de seguir los valores que nos propone la Biblia. Para este desafío vamos a poner a prueba tu capacidad de seguir instrucciones. Pídele ayuda a alguien más, para que te dirija en la rutina de ejercicios. A su llamado o "cadencia" haz cada ejercicio con excelencia. Comparte un video o una foto en tus redes sociales utilizando el hashtag "BootCampVN". También puedes compartir el video o la foto en tu pelotón. Encuentra la nueva rutina de ejercicios en la página del Ministerio de Hombres de Vida Nueva, en Facebook.

© VidaNueva 2020

Ministerio de Hombres

#BootCampVN

¡Sé el hombre que Dios quiere que seas!

Group (5).png