DÍA 10 - GUÍA DEVOCIONAL

Una de las cosas que nos suceden con frecuencia es que condenamos o juzgamos a los demás, generalmente nos adelantamos a los hechos y desde una posición que no nos corresponde emitimos un juicio contra otra persona. Por el contrario Jesús no vino a condenar sino a salvar (Juan 3:17)

Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿Dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.

Juan 8:10-11

 

¿Eres de quienes les gusta buscar culpables?

Un enfoque erróneo en la “justicia” nos puede llevar a dañar a otros en lugar de restaurarles, Jesús nuevamente da una lección sobre el trato a los demás no juzgando a quién lo merecía y mostrando cómo la misericordia es una de las formas en las que debemos obrar con los demás.

Con la piedra en la mano

Escribas y fariseos estaban listos para apedrear a aquella mujer pecadora, sin embargo, Jesús les puso los pies sobre la tierra, les hizo ver la condición de cada uno y como distaban mucho de tener el derecho de castigar a esta mujer. Diariamente nos encontramos con personas que igual que nosotros son pecadores, en base a lo que Jesús nos enseña debemos tratar con misericordia a los demás ¿Cómo los tratas tú? 

Lee Juan 8:1-11

COMUNIDAD

Comparte con tu grupo si en alguna ocasión alguien te juzgó y cómo esto te afectó. O si en algún momento tú actuaste sin misericordia juzgando a alguien y qué aprendiste de esa situación. 

DESAFÍO DE CRECIMIENTO

 

Piensa si has tenido falta de misericordia con alguien de tu familia (padres, esposa, hijos) y busca en los próximos días tratarlos con misericordia, así como lo hemos aprendido de Jesús.

MENTORÍA

Si todavía no has cumplido con la misión de ayer, hazlo:

Comparte con tu mentor el número de contacto de alguien cercano a ti, con quien compartes la fe y a quien aprecias mucho. Puede ser tu esposa, hijo o hija, papá o mamá, hermano/a o un amigo. Este contacto servirá para una actividad que desarrollaremos más adelante. 

© VidaNueva 2020

Ministerio de Hombres

#BootCampVN

¡Sé el hombre que Dios quiere que seas!